Probióticos para la flora intestinal: Ventajas y beneficios

Si has llegado hasta aquí es porque conocer el papel tan destacado que ejercen en nuestro organismo y  quieres conocer más información sobre cómo actuán los probióticos para la flora intestinal.

El estrés, los malos hábitos alimentarios y el abuso de antibióticos son sólo algunos de los factores que pueden afectar negativamente al  equilibrio de nuestra flora intestinal.

Los suplementos probióticos son alimentos que contienen microorganismos vivos, y una vez han sido consumidos, permanecen activos dentro del intestino y realizan importantes efectos fisiológicos. Ingeridos en cantidades suficientes, pueden tener efectos beneficiosos, como contribuir al equilibrio de la microbiota intestinal del huésped y potenciar el sistema inmunitario. No son patógenos, salvo en las ocasiones en las que se les suministran a personas inmunodeficientes.

¿Qué efecto tienen los probióticos para recuperar la flora intestinal?

En muchos coloquios y medios especializados en la materia se debate acerca de cómo se usan los probióticos para regenerar la flora intestinal. La respuesta por parte de los profesionales es muy clara. Dependiendo del tipo de probióticos que consumamos obtendremos unos beneficios diferentes para nuestra salud.

Si destacamos los principales beneficios de los probióticos para la flora intestinal, podemos señalar que:

  • Funcionan como un elemento favorecedor para lograr una flora microbiana idónea.
  • Protegen el intestino frente a los microorganismos perjudiciales
  • Estimulan la regeneración de la flora intestinal después de tomar antibióticos.

La definición de probiótico para la Organización Mundial de la Salud es: «Los probióticos son unos microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo huésped«.

Por otro lado, entre los alimentos que contienen esta clase de microorganismos de manera natural, nos encontramos con los yogures frescos, otras leches fermentadas y el kéfir entre otros, cuyos principales beneficios son:

  • Mejoran la digestión de las proteínas
  • Mejoran la digestión de las grasas
  • Mejoran la digestión de la lactosa
  • Ayudan a la asimilación de los aminoácidos
  • Protegen de infecciones intestinales
  • Aumentan la inmunidad
  • Reducen las enfermedades urinarias
  • Ayudan a la absorción de minerales
  • Los probióticos ayudan a la regulación intestinal

Cuando padecemos un desequilibrio bacteriano intestinal todo el cuerpo se resiente, ya que los alimentos no son digeridos de forma correcta. Hay falta de nutrientes, sobrecarga de tóxicos en sangre, el hígado tiene que trabajar más y el sistema inmunitario se sobre reactiva.

Los probióticos son bacterias que se consumen vía oral, que previamente han sido analizadas y de las que se conocen múltitud de ventajas. Por ejemplo se sabe que la bacteria rhamnosus GG ayuda en tratamiento para las diarreas y promueve el equilibrio inmunitario, reduciendo la inflamación.

 

Pero los probióticos se deben suplementar según el estado de nuestro intestino. Si tenemos suficiente cantidad de bacterias pero entre ellas están desequilibradas a nivel cuantitativo, debemos saber qué necesitamos, porque sino podemos aumentar la sintomatología y a la vez crear un exceso de bacterias con la consecuente hinchazón y malestar digestivo.

Cómo restaurar la flora intestinal tras una gastroenteritis

Después de una diarrea es muy importante reponer las vitaminas y minerales perdidos y recuperar el equilibrio de la flora intestinal, ya que ésta es esencial para el desarrollo de nuestros mecanismos de defensa.

Tomar probióticos del tipo Lactobacilus acidophilus, Lactobacilus rhamnosus y bifidobacterias y prebióticos, especialmente fructooligosacáridos, o un suplemento que combine los dos.

Los probióticos, como son bacterias de la familia de los lactobacilos y las bifidobacterias, son un gran remedio para solventar los problemas de una flora intestinal dañada. El suplemento de bacterias buenas permitirá que sobreponerse a las malas y, de esta forma, se podrá restablecer el equilibrio intestinal. La flora podrá cumplir de nuevo sus funciones y todo el organismo se beneficiará de esta mejoría.

Escribe un comentario