Probióticos para candidiasis

Algunas de las preguntas más habituales que hacen los usuarios son si por un lado los probióticos pueden ayudar en los casos de Candida albicans, comúnmente conocida como candidiasis o disbiosis micótica y por otro lado cuáles son los mejores tratamientos con probióticos para candidiasis.

Muchos síntomas del desarrollo de la candida son similares a los relacionados con otras enfermedades, por lo que es esencial que los pacientes consulten en primer lugar con su médico.

¿Pueden los probióticos ayudar con la candidiasis?

El uso de probióticos contra la cándida es una parte muy recomendable tanto para su limpieza y como para su tratamiento. Sobre todo porque las infecciones por cándida están provocadas por el crecimiento excesivo de ésta en el intestino.

Tomar probióticos para la candiadisis ayuda a  repoblar los intestinos con organismos beneficiosos que pueden ayudar a combatir el crecimiento excesivo de cándida y restaurar estos desequilibrios.

Como las levaduras de candida son residentes naturales en el cuerpo humano, los médicos a menudo son reacios a ofrecer un tratamiento alopático a menos que aparezca una infección como la candidiasis bucal.

En estos casos, los profesionales médicos se limitan a recetar medicamentos antifúngicos. Aunque, tras las últimas investigaciones científicas algunos médicos ahora recomiendas a sus pacientes la ingesta de suplementos naturales, como los probióticos.

Sin embargo, es muy importante seleccionar la cepa correcta, por lo que es mejor usar aquellos productos que contengan especies y cepas que han sido bien investigadas y han demostrado ayudar a disminuir y tratar el sobrecrecimiento de la candida.

Mejores probióticos para tratar la candidiasis

Saccharomyces boulardii

En sí misma es una levadura, pero con potencial probiótico que ha demostrado propiedades contra la candida. Las últimas investigaciones han señalado que el saccharomyces boulardii inhibe la candidiasis y evita que se establezcan en los intestinos.

También se ha sugerido que S. boulardii puede ayudar a reducir el riesgo de que las levaduras de candidiasis se trasladen desde el tracto digestivo.

Además, se ha demostrado que S. boulardii reduce considerablemente la infección e inflamación de la candidiasis en la enfermedad intestinal inflamatoria.

Lactobacillus acidophilus

Lactobacillus acidophilus es una especie de bacteria probiótica que crea subproductos tóxicos, como el peróxido de hidrógeno y el ácido láctico, cuando entran en contacto con alimentos en el intestino.

La cepa de lactobacillus para candidiasis elimina los efectos negativos de esta levadura. Un forma muy sencilla de tomar esta bacteria, es comiendo yogures con cultivos vivos y activos. De esta forma llevaremos L. acidophilus al intestino y para mejorar los síntomas. Los suplementos de L. acidophilus también están disponibles en tabletas, cápsulas y líquidos.

L. Casei GG

Lactobacillus casei GG es una cepa de bacterias que es resistente a la acidez en su estómago. Esto significa que podemos tomar suplementos orales de L. casei GG sin que las bacterias mueran antes de que lleguen a su tracto gastrointestinal. Los suplementos que contienen L. casei GG están disponibles en forma de cápsulas. La bacteria se encuentra principalmente en los encurtidos, el queso, el chucrut y algunos yogures.

Probióticos para candidiasis

¿Cuánto tiempo debo tomar probióticos para la candidiasis?

La dosis varía de persona a persona, pero lo mejor es empezar con una dosis baja y aumentarla gradualmente.

  • Lo ideal es comenzar con 1 cápsula dos veces al día (mañana y noche) durante la primera semana.
  • Posteriormente aumentaremos a 2 cápsulas dos veces al día durante la segunda semana.
  • Para la tercera semana podremos consumir 2 cápsulas tres veces al día.
  • Es posible que los pacientes no necesiten llegar a 6 cápsulas al día, y que 3-4 funcionen bien para reducir los síntomas.

Se aconseja que los pacientes permanezcan en esta dosis durante un número de semanas/meses hasta que sientan que la candidiasis ha abandonado suficientemente el sistema, o hasta que las pruebas apropiadas lo hayan corroborado.

Es muy recomendable que se tome S. boulardii con al menos un intervalo de 2 horas entre la ingesta de otros antifúngicos.

S.boulardii es un probiótico transitorio, lo que significa que no se instala en el intestino, por lo que se recomienda un probiótico diario de alta calidad que contenga cepas bien investigadas como Lactobacillus acidophilus.

De esta manera, al mismo tiempo que S. boulardii ayuda a erradicar la levadura patógena, las bacterias amigables en un probiótico diario de alta calidad pueden entrar y repoblar las áreas donde alguna vez habitó la candida, y ayudar a restaurar el equilibrio de la flora intestinal.

Esto reducirá el riesgo de que vuelva a crecer y reforzará el revestimiento mucoso del intestino, una parte vital de las defensas inmunitarias.

En general, no hay ningún probiótico que esté contraindicado en el crecimiento de la candiadisis; de hecho, la mayoría de las bacterias probióticas ofrecen algún grado de potencial anti-Candida; inhibiendo y reduciendo el pH de los intestinos.

¿Cómo se convierte la Candida en un problema de salud?

La disbiosis micótica tiene muchas especies diferentes, pero candida albicans es la especie más común que prolifera y causa problemas de salud, aunque otras, como C. glabrata y C. auris, están aumentando su presencia.

Es un residente natural en nuestro tracto intestinal, y normalmente nuestros propios mecanismos de defensa ayudan a mantenerlo bajo control; sin embargo, el estrés, las enfermedades, los medicamentos como los antibióticos y una alta ingesta de alimentos azucarados pueden crear condiciones favorables para que la levadura prolifere.

Una vez que se ha desarrollado, la candida puede resultar molesta y difícil de superar. Los tratamientos convencionales incluyen antifúngicos como el Clotrimazol, que inicialmente pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero la candidiasis es una sobreviviente y puede retirarse profundamente a los tejidos del cuerpo cuando se enfrenta a los antifúngicos, permaneciendo latente hasta que mejoren las condiciones para su supervivencia.

Por lo que a veces puede ser necesaria una combinación de medicamentos o antifúngicos naturales, intervenciones y suplementos dietéticos apropiados o suplementos probióticos para la candidiasis y así volver a poner este patógeno en su lugar.

También es por este motivo por el que el que algunos terapeutas creen que es mejor no erradicar todas las fuentes de alimento para la levadura de la dieta del paciente, pensando en que es mejor reducir la ingesta de estos alimentos en lugar de mantener la levadura `viva’, aunque sea en una forma menos potente, para que pueda ser desplazada y erradicada.

Sin embargo, las dietas para beneficiar el tratamiento excluyen los alimentos procesados con alto contenido de azúcar, algunas frutas, el pan y el alcohol, que se creen que promueven el crecimiento de este patógeno, así como cualquier otro alimento al que el paciente pueda haber llegado a ser intolerante.

Es deseable una dieta que sanee el intestino, junto con alimentos que puedan ayudar a suprimir naturalmente la Candida y promover el crecimiento de bacterias beneficiosas.

Por ejemplo, el aceite de coco contiene ácido caprílico, por lo que puede ser una adición útil, al igual que el aceite de oliva, el ajo, las cebollas y el jengibre, por su potencial antimicótico y prebiótico.

Probiótico contra candida

¿Cómo sabe si tiene candidiasis?

Los síntomas del sobrecrecimiento de la levadura pueden manifestarse de múltiples maneras. A veces puede ser tan difícil de identificar como de tratar, y por lo tanto, en primer lugar, cualquier síntoma no diagnosticado debe ser discutido primero con un médico, o que se lleven a cabo las pruebas clínicas apropiadas.

El potencial sobrecrecimiento de la candida puede estar asociado con un historial de alto consumo de azúcar, estrés severo, antibióticos, esteroides, medicamentos para el control de la natalidad o incluso una exposición prolongada a ambientes llenos de moho.

Los síntomas que hacen que un crecimiento fúngico sea fácil de identificar incluyen infecciones vaginales u orales, u otras infecciones fúngicas como el pie de atleta.

Pero los principales síntomas relacionados con la candidiasis son diarrea, estreñimiento, intolerancias alimentarias y propensión a trastornos estomacales.

Otros factores  son el síndrome de fatiga crónica, acné, eczema, dolores de cabeza, trastornos mentales como ansiedad, confusión y cerebro neblinoso y muchos otros problemas de salud crónicos.

Otro efecto secundario perjudicial del desarollo de la candidiasis puede afectar la permeabilidad intestinal, a medida que las levaduras excavan y comprometen la delicada mucosa intestinal.

Los síntomas de este caso pueden manifestarse como inflamación generalizada, erupciones cutáneas y otros síntomas alérgicos

Es importante que los pacientes entiendan que cualquier tratamiento anti-candida no es una solución permanente que prevenga que esta levadura cause problemas de salud en el futuro.

Mantener una dieta y un estilo de vida saludables es esencial, pero como nuestra flora intestinal es una parte clave de las defensas de nuestro sistema inmunológico contra este patógeno, también es muy importante mantener una microbiota intestinal saludable, ya que nuestro entorno intestinal está en constante evolución.

Escribe un comentario