Probioticos en los alimentos: ¿dónde encontrarlos de manera natural?

Si has llegado hasta aquí, seguro que sabes que los probióticos son claves para cuidar nuestra flora intestinal y la salud digestiva y estás interesado en saber cómo conseguir probióticos en los alimentos.

Los probióticos son unos microorganismos que contienen infinidad de beneficios para la salud. Estas bacterias beneficiosas se encuentran  presentes en multitud de alimentos de manera natural.  Sin embargo, muchas personas desconocen que los probióticos están presentes en muchas alimentos y piensan que sólo se pueden consumir a través de suplementos.

Es importante saber que cuando tomamos probióticos, ya sea de los que están presentes en los alimentos o bien en forma de suplementos, proporcionamos gran cantidad beneficios para el cuerpo y el cerebro, por tanto es importante saber escoger un buen probiótico.

Además, sirven para mejorar la salud digestiva, reducir la depresión y promover la salud del corazón. Se ha demostrado que las cepas probióticas favorecen el tracto gastrointestinal, previenen la inflamación, aumentan la inmunidad y alivian condiciones que van desde alergias hasta diarrea.

Nuestros intestinos albergan alrededor de 500 millones de bacterias, algunas de las cuales son buenas y otras malas. Mientras más bacterias buenas tengamos en el intestino, más fuerte será nuestro sistema inmunológico.

Los probióticos suelen denominarse bacterias buenas porque ayudan al cuerpo a absorber importantes vitaminas y minerales, entre los que se incluyen el calcio, el hierro, el cromo y las vitaminas A, D, E y K, por nombrar sólo algunos.

Qué alimentos contienen probióticos

Por lo general, cuando escuchamos hablar de los probióticos, normalmente pensamos en alimentos como el yogur. Pero muchos usuarios se preguntan ¿dónde se encuentran los probióticos?.

Existe una gran variedad de alimentos que contienen probióticos de donde obtener las mejores de bacterias intestinales saludables. Entre ellos se encuentra una amplia gama de alimentos cultivados y fermentados.

Los alimentos fermentados son de los mejores probióticos naturales ya que son ricos en bacterias “amigables”, así como en enzimas. Los alimentos fermentados mejoran la digestión, ayudan a restaurar el equilibrio de bacterias en el intestino y aumentan la capacidad del cuerpo para absorber los nutrientes de los alimentos.

Verduras fermentadas como el chucrut crudo, el kimchi son excelentes ejemplos de probióticos.

Las zanahorias, remolachas y pepinos en vinagre también son ricos en probióticos y muy sabrosos. El Kombucha es una bebida ácida y ácida hecha de té fermentado y una gran fuente vegana de probióticos, así como de antioxidantes y vitaminas B.

La dieta moderna carece en su mayoría de alimentos que nutren las bacterias intestinales de una manera saludable. Esto se debe a que muchos de nuestros alimentos son pasteurizados, fabricados o creados en un laboratorio estéril.

Es muy recomendable añadir bebidas y alimentos ricos en probióticos a nuestra dieta, así podemos consumir de manera fácil las bacterias que favorecen la flora intestinal y mantienen el sistema digestivo en perfecto equilibrio.

Lista de alimentos probióticos que se encuentran de manera natural

Como se ha mencionado anteriormente, los alimentos probióticos son muy buenos para mantener una flora intestinal saludable.

Por lo general, promueven una digestión saludable, una piel sana, salud metabólica, un buen estado de ánimo en general, una pérdida de peso más fácil, sólo por mencionar sólo algunos beneficios.

Podemos encontrar probióticos en en gran cantidad de alimentos. Más específicamente, en muchos alimentos fermentados que contienen diferentes cepas de bacterias lácticas.

Al consumir este tipo alimentos con probióticos naturales conseguiremos mejorar y favorecer la flora intestinal.

Estas bacterias fermentan los carbohidratos en ácido láctico. A continuación puedes consultar una lista de alimentos naturales ricos en probióticos y que desconocías:

Yogur

El yogur es uno de los alimentos probióticos más conocidos, especialmente el que está hecho en casa. Al elegir un yogur en una tienda o supermercado es importante leer la etiqueta ya que muchas marcas comerciales contienen altos niveles de jarabe de maíz con fructosa, edulcorantes artificiales y sabores artificiales.

Al igual que con la mayoría de los alimentos, el mayor número de declaraciones de propiedades saludables en el envase no significa necesariamente un mayor valor nutricional.

Queso

Los quesos fermentados blandos como el parmesano, el gouda y el suizo pueden contener gran cantidad de bacterias buenas.

El queso probiótico es una buena elección para las personas mayores, ya que el consumo diario de una rebanada de queso Gouda probiótico durante cuatro semanas puede aumentar la inmunidad.

Además, el queso cheddar que contiene cepas probióticas de L. casei y L. acidophilus puede ayudar a mantener niveles saludables de presión arterial.

Queso probiótico

Leche de soja

La soja contiene de manera natural muchos de los beneficios de los probióticos, sin embargo, debemos tener en cuenta que los nuevos productos de leche de soja en el mercado han añadido cultivos vivos adicionales. Éstos son fácilmente reconocibles ya que aparecen señalados en su etiqueta.

Chocolate negro

Ante la pregunta de: ¿en qué alimento podemos conseguir probióticos?, muchos desconocen que el chocolate negro es un fuente de probióticos y antioxidantes que mantienen su estómago sano, además, de satisfacer su deseo de dulce.

Aceitunas

Las aceitunas en salmuera tienen grandes cantidades de probióticos. Esto se debe a que la salmuera permite que los cultivos probióticos prosperen y se desarrollen de manera natural.

Es una de las formas más rápidas, cómodas y  sencilla de consumir probióticos en forma de aperitivo o añadiéndolas en una ensalada o pizza.

Aceitunas probioticos incluidos de forma natural en los alimentos

Ginger Ale

Esta bebida gaseosa, elaborada en Inglaterra en el siglo XIX con agua mineral, jengibre, limón  y azúcar, está naturalmente fermentada y contienen bacterias probióticas.

La cerveza de jengibre se considera como no alcohólica ya que contiene menos del 0,5% de alcohol. Tiene una pequeña cantidad de alcohol como resultado del proceso de fermentación.

Sopa de Miso

El miso es una pasta hecha de habas de soja fermentadas y cebada o malta de arroz que se utiliza en la cocina japonesa. Es uno de los pilares de la medicina tradicional japonesa.

Añadir una cucharada de miso a un poco de agua caliente es una sopa excelente, rápida y rica en probióticos.

Chucrut

Tradicionalmente elaborado con col fermentada y, a veces, con otras verduras, el chucrut no sólo es extremadamente rico en cultivos vivos saludables, sino que también puede ayudar a reducir los síntomas de alergia. El chucrut también es rico en vitaminas B, A, E y C.

Kéfir

Un producto lácteo fermentado que es una combinación única de leche de cabra y granos de kéfir fermentados. Es alto en lactobacilos y bacterias bífidas y también es rico en antioxidantes.

Kombucha

Una bebida fermentada a base de té, azúcar, bacterias y levaduras que contiene una gran cantidad de bacterias intestinales sanas, a veces conocida como té de champiñón kombucha.

El Kombucha no es un hongo, es una colonia de bacterias y levaduras. Se cree que esta bebida probiótica ayuda a aumentar su energía, mejorar su bienestar e incluso puede ayudarlo a perder peso.

Sin embargo, en algunas ocasiones el té de kombucha puede no ser la mejor opción, especialmente para aquellos que han tenido problemas con la cándida.

Kombucha alimento con probióticos

Microalgas

Aunque esto no es exactamente un alimento, las microaglas se refieren a los «súper alimentos» vegetales de origen marino como la espirulina, la chorella y las algas verde-azuladas.

Encurtidos

El pepinillo es una excelente fuente de probióticos. La lacto-fermentación es un método tradicional de elaboración de encurtidos sin vinagre. Los pepinillos hechos de esta manera son vivos y ricos en probióticos.

Tempeh

Se trata de un plato indonesio elaborado con soja fermentada y rica en probióticos que puede ser un buen sustituto de la carne o el tofu. Es una excelente fuente de vitamina B12 y puede ser salteada, horneada o consumida desmenuzada en ensaladas.

Kimchi

Un plato coreano de col picante encurtida muy similar al chucrut encurtido. Es una col fermentada extremadamente picante y agria y se sirve normalmente como acompañamiento de las comidas.

También es una buena fuente de betacaroteno, calcio, hierro y vitaminas A, C, B1 y B2. Posiblemente, el Kimchi es uno de los mejores alimentos probióticos que puede incluir en su dieta.

Kvass

Kvass es una bebida fermentada, baja en alcohol, hecha de harina de centeno o pan con malta. Está clasificada como una bebida sin alcohol según las normas rusas y ucranianas, ya que el contenido de alcohol de la fermentación es normalmente inferior al 1,2%.

Alimentos con probióticos naturales si soy intolerante a la lactosa

Los productos lácteos son una buena fuente de minerales esenciales, vitaminas y proteínas. Sin embargo, si eres intolerante a la lactosa puedes experimentar síntomas incómodos después de consumir productos lácteos.

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche. La lactasa es una enzima que se produce en el intestino delgado de los seres humanos.

Es esencial permitir la digestión completa de la leche entera, ya que descompone la lactosa. Si usted tiene una ausencia de lactasa, puede experimentar los síntomas, conocidos como intolerancia a la lactosa.

Es muy recomendable probar los productos lácteos probióticos o fermentados para determinar si puede tolerarlos. Los productos lácteos fermentados como el yogur y el kéfir son mucho más fáciles de digerir que la leche. Esto se debe a que las bacterias destruyen toda la lactosa al fermentarla en ácido láctico.

¿Te ha gustado? ¡Puntúa el artículo! Gracias
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe un comentario