Porque tomar probióticos tiene grandes beneficios

La palabra «probiótico» es una combinación de las palabras «pro», que significa «para», y «biótico», que significa «vida». Esta es la clave fundamental sobre porque tomar probióticos ya que, consumir estas bacterias es muy beneficioso para nuestra salud y nuestro organismo.

Su significado hace esencialmente referencia a que los probióticos son para toda la vida, un nombre apropiado considerando que ayudan a promover la digestión adecuada, la absorción de nutrientes y la función saludable del sistema inmunológico.

Los probióticos son bacterias beneficiosas que viven en nuestro tracto digestivo. Los prebióticos son el alimento que estas bacterias amigables comen.

Cuando se toman a la vez, pueden trabajar en conjunto para proporcionar una serie de beneficios útiles para la salud.

Puede que el concepto de bacterias en los alimentos no suene demasiado bien, pero cuando se trata de probióticos si lo es.

Los probióticos son organismos vivos, principalmente bacterias o levaduras, que son útiles para su salud. Viven en el intestino y los intestinos y están vinculados a una serie de beneficios para la salud, desde la prevención de enfermedades hasta el tratamiento del malestar gastrointestinal y los trastornos del estado de ánimo.

Nuestro intestino contiene alrededor de 500 especies de bacterias. Algunas son bacterias buenas, como los lactobacilos o las bifidobacterias, mientras que otras son bacterias malas, como las levaduras y los parásitos.

Es importante mantener un equilibrio saludable de bacterias; de lo contrario, podríamos dañar seriamente la flora intestinal.

Tener muy pocas bacterias buenas o demasiadas bacterias malas pueden derivar en casos frecuentes de gripe y resfriados, enfermedades autoinmunes, cándida, problemas digestivos, problemas de la piel y otras dolencias y trastornos.

Motivos porque tomar probioticos

Para mantener la flora intestinal sana, y el resto de su cuerpo por extensión, debemos tomar muchos alimentos fermentados que son ricos en probióticos, como kéfir, yogur orgánico, kombucha, kimchi, miso y chucrut.

Además, debemos complementarlos con alimentos que contengan muchos prebióticos, como jícama cruda, hojas verdes, alcachofas, puerros crudos, cebollas crudas o cocidas, ajo crudo, espárragos crudos, hojas de diente de león crudas y plátanos maduros entre otros.

Estos son alimentos que nuestro cuerpo normalmente no puede digerir, pero que son beneficiosos para alimentar a los probióticos.

Muchas personas se preguntan cuándo tomar probióticos, si son necesarios para un tratamiento o podemos consumirlos simplemente para equilibrar nuestro organismos.

Es cierto, que hay situaciones específicas en las que es más recomendable su consumo. Pero sobre todo debemos esta siempre bajo la supervisión de un profesional.

Motivos para consumir bacterias probióticas

Hay muchas razones por las que alguien puede querer tomar probióticos, ya que se utilizan tanto para tratar problemas como para prevenir otros. Algunos usos de los probióticos más comunes y popularizados están enfocados en la restauración de bacterias buenas en el microbioma después de una dosis de antibióticos; o tomarlos en tratamientos para tratar la diarrea.

Los probióticos promueven el equilibrio saludable de las bacterias en nuestro intestino. Estos son algunos de los beneficios para la salud que puede obtener al consumir probióticos:

Los probióticos pueden ayudar a prevenir y tratar la diarrea.

Si estamos tomando antibióticos, lo que significa «contra la vida», uno de los efectos secundarios comunes que podría provocar es la diarrea. Esto es el resultado de que los antibióticos alteran el delicado equilibrio de en el intestino, eliminando tanto las bacterias buenas como las bacterias malas.

Varios estudios sugieren que los probióticos ayudan a reducir la diarrea asociada con antibióticos y ayudar con el tratamiento de otras formas de diarrea. Ciertas cepas de probióticos pueden incluso ayudar a acortar la duración de la diarrea infecciosa.

Las cepas probióticas más eficaces que se relacionan comúnmente con una disminución del riesgo de diarrea incluyen Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus casei y la levadura Saccharomyces boulardii.

Los probióticos pueden reducir los niveles de colesterol malo.

La bilis es un líquido natural que ayuda a la digestión. Está compuesto principalmente de colesterol, de modo que, si se reabsorbe en el intestino entra en el torrente sanguíneo en forma de colesterol.

Los probióticos pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol al descomponer la bilis mientras aún está en el intestino, evitando que entre al torrente sanguíneo.

Los suplementos de probióticos pueden mejorar las condiciones de salud mental.

Algunos estudios han encontrado que complementar nuestra alimentación con el consumo de ciertas cepas de probióticos durante uno o dos meses puede ayudar a mejorar algunos problemas de salud mental, como la ansiedad, la depresión, el autismo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y los problemas de memoria.

Los probióticos pueden ayudar en la pérdida de peso.

Si desea perder peso y grasa abdominal, hay algunas maneras en las que los probióticos pueden ayudarle. Sin embargo, tienes que ser consciente de qué tipos de probióticos debes consumir, ya que no todos ayudan a perder peso.

Algunas cepas de probióticos inhiben la absorción de la grasa de la dieta en los intestinos, mientras que otras pueden ayudarnos a sentirnos saciados por períodos más largos, quemar más calorías y almacenar menos grasa.

Las cepas probióticas beneficiosas para la pérdida de peso incluyen Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus gasseri.

Los probióticos pueden ayudar a estimular su sistema inmunológico.

Pueden ayudar a inhibir el crecimiento de bacterias malas o dañinas en el intestino. Algunas cepas de probióticos pueden incluso ayudar a prevenir la infección al aumentar la producción de las células inmunitarias del cuerpo, las células T, las células asesinas naturales y los anticuerpos naturales.

Los probióticos contienen grandes beneficios en los tratamientos dermatológicos.

Los probióticos actúan restaurando los microrganismos de la piel. Estimulan la producción de antibióticos naturales, ácido hialurónico, ácido láctico y ceramidas en la piel. El uso de probióticos para la piel contribuye a fortalecer la barrera de defensa de la piel, mantenerla hidratada y protegerla contra los microorganismos que causan infecciones dermatológicas.

¿Te ha gustado? ¡Puntúa el artículo! Gracias
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe un comentario