Efectos secundarios de los probióticos y contraindicaciones

Existen varios efectos secundarios de los probióticos que experimentan las personas que consumen este tipo de suplementos, bien sea debido a una deficiencia o bien para recuperarse de un trastorno en su tracto gastrointestinal.

Ya sabemos que los probióticos contienen microorganismos vivos, es por ello que existe una ligera posibilidad de que estos suplementos provoquen una infección patológica.

Por tanto, antes de empezar a consumirlos es importante conocer cuáles son las contraindicaciones de los probióticos.

La mayoría de las personas que toman suplementos probióticos sólo notan los efectos positivos como: la mejora de las funciones digestivas, un sistema inmunológico más fuerte y un mayor nivel de energía.

Sin embargo, si las bacterias (tanto buenas como malas) del tracto digestivo están en desequilibrio, es probable que aparezcan algunos efectos secundarios de tomar probióticos mientras nuestro intestino se reequilibra.

Los probióticos se usan para promover las bacterias buenas en el cuerpo, especialmente en el tracto digestivo. Es importante señalar que los probióticos no son considerados como medicamentos sino como suplementos.

Uno de los efectos secundarios más comunes de los probióticos son las molestias abdominales. Continúa leyendo para conocer en qué casos existen contraindicaciones por tomar probióticos, cuáles son los efectos contrarios y que podemos hacer para reducirlos o prevenirlos.

Tipos de efectos secundarios de los probióticos

Muchas personas que consumen probióticos advierten sobre el hinchazón que sufren en ocasiones, cuando se produce un exceso de gas en el tracto digestivo. Otras personas consultadas señalan que experimentan una sensación de saciedad o estómagos muy llenos.

Otras personas se quejan de padecer fuertes dolores de estómago, lo que significa que altamente recomendable dejar de consumir probióticos o ajustar la ingesta.

Muchos usuarios de probióticos también señalan haber sufrido de dolores de cabeza como uno de los efectos secundarios comunes de los probióticos. Hay algunos individuos que informan que los dolores de cabeza disminuyen después de que el cuerpo se acostumbra a los suplementos.

Si los dolores de cabeza no disminuyen, se recomienda que deje de usar los suplementos por un tiempo, disminuir el consumo o dejar de tomar probióticos todos los días. Es importante consultar a un médico si los dolores de cabeza son severos.

Otro de los efectos secundarios graves de los probióticos es el drenaje excesivo del tracto intestinal. Este síntoma es el resultado de que los probióticos pierden el equilibrio interno del tracto intestinal, causando que el agua inadecuada sea absorbida de los alimentos.

Para contrarrestar este problema, se recomienda beber grandes cantidades de agua mientras se están usando los probióticos.

El uso de probióticos también puede afectar en cambios de las actividades metabólicas de los usuarios. Por ejemplo, los probióticos pueden estimular el sistema inmunológico, permitiendo el contagio de infecciones causadas por probióticos en personas con problemas de salud.

Hay reportados algunos pocos casos de septicemia por lactobacillus, una enfermedad potencialmente mortal, como uno de los efectos secundarios más graves asociados con los probióticos. Esta enfermedad es propensa en personas con sistemas inmunológicos bajos y en aquellos que ya tienen una enfermedad crónica.

Por lo tanto, las personas con sistemas inmunitarios bajos como los pacientes con VIH/SIDA deben evitar tomar probióticos. Uno de los raros efectos secundarios del uso de probióticos es la infección, en particular, la infección intestinal y fúngica.

Algunas personas también experimentan erupciones cutáneas y acné cuando usan probióticos. Este raro efecto secundario se atribuye a algún contenido en algún suplemento como la soja, el gluten o los lácteos.

Efectos adversos de los probióticos

Cuando encontramos probióticos de manera natural en alimentos fermentados como el yogur, el bífidus, el miso y el chucrut, éstos no tienen efectos secundarios, ni contraindicaciones.

La mayoría de las bacterias que contienen estos alimentos, aunque ayudan a mejorar la composición de la microbiota intestinal, son eliminadas en el estómago por la acción de los ácidos gástricos.

Los probióticos sólo tienen contraindicaciones si son suplementos.  Éstos, además de contener bacterias que no se encuentran en los alimentos, tienen un comportamiento diferente. Las cápsulas probióticas resisten el ácido del estómago y actúan liberando directamente liberando bacterias en el intestino.

Aún así, la mayoría de los suplementos probióticos han sido testados y está demostrado que no tienen efectos secundarios para las personas que los consumen.

Probióticos beneficios y contraindicaciones

Por otro lado, el consumo de yogur probiótico también puede causar un aumento en el número de linfocitos T en las mujeres. Los linfocitos T juegan un papel importante en la inmunidad celular. El consumo diario de este tipo de probióticos también puede reducir el colesterol malo y aumentar el nivel de los buenos.

En general, los probióticos, al igual que otros complementos alimenticios, tienen algunos efectos secundarios negativos. Aunque los efectos secundarios suelen ser leves, siempre debe consultar a un médico antes de empezar a tomar estos suplementos, para estar al tanto de algunos de los efectos secundarios de los probióticos que es probable que encuentre.

Contraindicaciones de los probióticos

Cualquier síntoma o tratamiento para el que se recomienden suplementos probióticos debe ser evaluado por un médico. La combinación ideal es junto a una dieta equilibrada y mediante el control del estrés.

No se recomienda tomar suplementos probióticos durante más de 1 mes, excepto por prescripción médica.

Las mujeres durante el embarazo o la lactancia no deben tomar suplementos probióticos. Sólo se recomiendan en ciertos casos y bajo supervisión médica.

¿Te ha gustado? ¡Puntúa el artículo! Gracias
(Votos: 0 Promedio: 0)

Escribe un comentario