Probióticos para mujeres

Los probióticos contienen una gran variedad de beneficios. Las investigaciones científicas están constantemente descubriendo nuevos usos y funcionalidades, especialmente cuando se trata de probióticos para mujeres.

Los probióticos utilizados para el estreñimiento o el bienestar digestivo general son los mismos para todos los géneros. Sin embargo, los probióticos para las mujeres abarcan un campo extra que sobre todo se centran en los tractos urogenitales y en los probióticos durante el embarazo.

Los probióticos para las mujeres pueden ayudar con los síntomas pre-menopáusicos, la salud de los senos y los huesos, así como con la desintoxicación o eliminación de medicamentos y compuestos dañinos en el cuerpo.

Probióticos para mujeres

¿Qué hacen los probióticos para la salud de la mujer?

Cada vez hay más incremento en el uso de los mejores probióticos para las mujeres. Atrás quedaron los años, dónde al conocer que nuestros intestinos estaban repletos de millones de microorganismos solía ser motivo de preocupación.

A día de hoy, cada vez más mujeres comprenden los beneficiosos que aportan estos microbios a su sistema digestivo y lo importante que son para recuperar la salud vaginal.

Además, las mujeres que sufren de dolencias específicas pueden encontrar alivio a sus síntomas con suplementos y alimentos probióticos, especialmente para:

Equilibrio hormonal

Menstruación, embarazo y menopausia son sólo algunos de los procesos naturales que afectan el equilibrio entre la progesterona y el estrógeno.

Los probióticos pueden ayudar a regular los niveles hormonales en las mujeres, a través de la descomposición y excreción segura de los compuestos de estrógeno.

Esto ayuda con el síndrome premenstrual, el aumento de peso, las migrañas, los sofocos y otras afecciones asociadas con las hormonas.

Salud Urinaria

Los probióticos también pueden ayudar a las mujeres con infecciones de la vejiga e infecciones urinarias.

La cistitis, la inflamación de la vejiga, es más común en las mujeres que en los hombres, ya que es más fácil que la infección se propague hacia arriba desde la uretra, causando ardor y ganas de orinar, dolor abdominal y náuseas.

Estos síntomas se reducen de manera significativa con una dieta rica en probióticos.

Osteoporosis

Los probióticos son una fuente rica en ácido láctico, compuestos orgánicos que estimulan la capacidad del cuerpo para absorber minerales vitales como el calcio, ayudando a fortalecer la masa y la densidad ósea.

La presencia de bacterias tóxicas en el tracto gastrointestinal puede conducir a huesos débiles y quebradizos, especialmente en mujeres mayores, por lo que la ingesta regular de suplementos y alimentos probióticos puede reducir los efectos dañinos de la osteoporosis.

Menopausia

Es importante resaltar que los probióticos no pueden detener la menopausia, pero pueden ayudar con el reciclaje de estrógeno para retrasar o reducir el inicio de los síntomas pre-menopáusicos y menopáusicos. Así como favorece a reducir los síntomas de enfermedades relacionadas con la edad como la osteoporosis.

 Embarazo y parto

Las mujeres que toman probióticos durante el embarazo transmiten estas bacterias beneficiosas al sistema de su bebé durante el parto, y luego cuando lo amamantan.

Éstos colonizan los intestinos del niño y promueven una mejor inmunidad al establecer y fortalecer un ambiente antipatógeno.

Salud digestiva

Probióticos para mujeres salud intestinal

Los probióticos promueven el proceso digestivo, ayudando con problemas gastrointestinales comunes como distensión, estreñimiento y flatulencia.

También pueden ayudar con el Síndrome del Intestino Irritable (SII), que causa dolor abdominal, diarrea, calambres e hinchazón, y es dos veces más común en las mujeres que en los hombres.

Ansiedad y depresión

Los alimentos y suplementos probióticos pueden ayudar a tratar la ansiedad y la depresión, así como los trastornos relacionados como los cambios de humor.

Los abundantes niveles de las bacterias «amigables» Lactobacillus pueden ayudar a crear un estado de ánimo más relajado y a aliviar el estrés y la tensión.

Inmunidad

Muchos tipos de bacterias probióticas son también estimulantes inmunes, ya que mejoran la pared de la mucosa intestinal, que pueden bloquear el acceso de patógenos y alérgenos al resto del cuerpo.

Esto puede favorecer, tanto a combatir como a reducir las infecciones como la frecuencia y gravedad de las alergias.

Pérdida de peso

Un desequilibrio de bacterias o microflora en el tracto digestivo puede llevar al aumento de peso y a la obesidad. Una ingesta regular de bacterias probióticas mejora la digestión, promoviendo así un metabolismo regular de la grasa y el contenido calórico. Los probióticos también pueden ayudar con la pérdida de peso después del embarazo.

Salud de la piel

Ciertos tipos de bacterias probióticas han demostrado ser beneficiosas para tratar la psoriasis, así como el acné y otras afecciones de la piel.

Salud Vaginal

Los probióticos para la salud vaginal ayudan a equilibrar los niveles hormonales, mantienen el nivel de pH de la vagina dentro de los niveles óptimos, y algunas cepas pueden incluso combatir las infecciones urinarias y vaginosis causadas por el uso de antibióticos o infecciones bacterianas.

La candidiasis bucal, un tipo de infección por hongos levaduriformes, causa dolor, picazón y flujo vaginal en las mujeres. Es otro ejemplo de una condición que puede ser tratada con probióticos vaginales.

¿Cuál es el mejor probiótico para las mujeres?

Mejor probiótico para mujeres

Decidir cuál es el mejor suplemento o alimento probiótico es cuestión de entender qué especies y cepas ofrecen beneficios específicos para la salud y el bienestar de la mujer.

Numerosos estudios muestran que las bacterias lactobacillus son competentes para combatir los problemas de salud de las mujeres, como las infecciones urinarias y la candidiasis bucal.

Es uno de los mejores probióticos disponible como suplemento, y además ha demostrado ser altamente efectivo en ensayos clínicos con una combinación de cepas L rhamnosus y L reuteri.

El lactobacillus, segrega ácido láctico que hace que el ambiente gastrointestinal sea hostil para los patógenos. La irritabilidad del tracto gastrointestinal de las mujeres también se puede manejar con suplementos probióticos ricos en cepas como bifidobacterium lactis, que promueve la regularidad, la descomposición de los alimentos para obtener energía y la reducción de la temida hinchazón.

Los mejores probióticos para la infección por hongos contienen varias cepas de Lactobacillus que son ideales para reemplazar las bacterias beneficiosas y prohibir la actividad patógena en los tractos urogenital y gastrointestinal de las mujeres después del tratamiento.

Por otro lado, los probióticos que contienen cepas de bifidobacterias y lactobacilos, que han demostrado ser muy eficaces en cuestiones digestivas, son una gran opción para las mujeres que buscan restablecer el equilibrio en su sistema digestivo y lidiar con la hinchazón y la indigestión.

Cómo deben tomar las mujeres los probióticos para obtener los máximos beneficios para la salud

El consumo de alimentos con probióticos como parte de la dieta diaria se recomienda como medida preventiva para numerosos problemas de salud digestivos e íntimos.

Los probióticos naturales incluyen alimentos fermentados con cultivos activos, especialmente aquellas cepas que han sido probadas a través de la investigación para proporcionar los beneficios de los probióticos.

Las mujeres pueden tomar fácilmente suplementos probióticos en forma de tabletas, polvo o líquido. No es realmente posible una sobredosis de probióticos, y los estudios señalan que alrededor de 20 mil millones de microbios vivos en una dosis es la mejor cantidad para el consumo.

Muchas infecciones se tratan con antibióticos que agotan la microflora favorable, sin proporcionar terapia de reemplazo para restaurar el equilibrio entre bacterias buenas y malas.

Los suplementos probióticos, en lugar de los alimentos con probióticos, tienen mayores concentraciones de microflora y son una mejor opción para el tratamiento.

Como con cualquier medicamento, las mujeres siempre deben consultar a sus médicos antes de comenzar con suplementos de probióticos o de añadir alimentos ricos en probióticos a su dieta, para evitar una posible interferencia con cualquier medicamento o enfermedad.

¿Cuándo deben las mujeres tomar probióticos?

Es recomendable que las mujeres tomen suplementos vitamínicos y probióticos adicionales a partir de los 25 años, para combatir los cambios físicos y mentales de la edad.

Muchas mujeres llevan a su cuerpo hasta el límite, compaginando tareas diarias con tareas de su trabajo, a la vez que se enfrentan a los cambios del embarazo y el parto, y posteriormente a los cambios hormonales que afectan a su sistema.

Los probióticos pueden ayudar a mejorar los niveles de energía e incluso el estado de ánimo, haciendo que sea más fácil abordar estos desafíos.

Una de las principales situaciones en las que las mujeres necesitan tomar probióticos es cuando se altera el equilibrio normal de su microflora corporal.

Esto puede suceder debido a cualquiera de las enfermedades mencionadas anteriormente, por el uso de antibióticos, al viajar, o incluso por estrés.

Es importante tener un plan para la ingesta de alimentos y suplementos probióticos después de tomar un curso de antibióticos para reponer las bacterias beneficiosas en el cuerpo.

La mayoría de las mujeres no necesitan preocuparse por los efectos secundarios de los probióticos; hinchazón leve y gases son los que se dan con mayor asiduidad.

Sin embargo, pueden ocurrir efectos secundarios más graves con la ingesta de alimentos fermentados no pasteurizados durante el embarazo, por lo que es mejor consultar a un médico para obtener más información.

Escribe un comentario